Si tienes un negocio, es lógico que quieras que todo vaya sobre ruedas. Si eres el empleado, te conviene lo mismo. Sea lo que sea, existen muchas ideas que puedes poner en práctica para mejorar la imagen y los beneficios de una empresa, y una de ellas es la de llevar uniforme en el trabajo. ¿Quieres conocer las ventajas y unos consejos para elegir la mejor vestimenta? ¡Atento!

 

Beneficios de llevar uniforme en el trabajo

Aunque en un principio para los empleados no sea muy atractivo el hecho de tener que llevar uniforme, hay beneficios incuestionables que harán cambiar de opinión hasta a los más reticentes.

 

El primero de todos es por seguridad. En ciertos puestos de trabajo, sobre todo los que se realizan en fábricas o al aire libre, es necesario seguir unas medidas de seguridad estrictas. Llevar uniformes con protecciones, zonas reflectantes y accesorios útiles es por el bien de los empleados. En otras empresas, como las pertenecientes al sector sanitario o de hostelería, es cuestión de higiene.

 

Otro beneficio es la comodidad. Los trabajadores no tienen que pensar en la ropa que llevar todos los días, ahorran en las prendas y, además, no estropean las suyas.

 

Por último, la imagen de la empresa se ve muy favorecida. Por un lado, el uniforme aporta una estética determinada y cuidada. Por otro, refuerza la marca y favorece la identificación, tanto de los empleados hacia la empresa como de los clientes.

 

Consejos para elegir el uniforme ideal

Dado que el uniforme puede ser motivo de conflicto entre empleados y empresa, es conveniente seguir unos consejos a la hora de elegirlos.

 

La comunicación es muy importante. Reúnete con los empleados y anota sus sugerencias y necesidades. Son ellos quienes van a llevar el uniforme y, por tanto, saben si les es más útil tener tres bolsillos o cremallera en vez de botones, por ejemplo.

 

Elige un diseño atractivo y práctico. Personaliza las camisetas con el logo de la empresa y escoge colores sufridos. Con esto nos referimos a que es mejor no llevar ropa blanca porque se ensucia más o diseños incómodos que limitan los movimientos.

 

Aporta un toque diferente con complementos. Si el trabajo es de cara al público, haz chapas personalizadas con los nombres de tus empleados y el logo. Para ellos será un detalle con el que sentirse identificados y comprometidos con la empresa; para los clientes facilitará la relación con los trabajadores.

 

Estos son solo algunos ejemplos de todo lo que puedes hacer. Como siempre, puedes contar con el asesoramiento de Chapea para cualquier idea que se te ocurra. ¿Qué opinas sobre llevar uniformes en el trabajo?

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 thoughts on “Por qué llevar uniforme en el trabajo beneficia a la empresa

  1. Me ha encantado el artículo y estoy de acuerdo en que la imagen corporativa de las empresas es cada vez más importante para dar una imagen que provoque confianza. Por ello, la ropa laboral es una parte esencial, dentro del departamento de marketing de las compañías, que debe tener un rango de actuación seguro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *